Instituto Miguel Ángel

Valores

EJE: DESCUBRIR Y VIVENCIAR EL CUIDADO AMOROSO DE DIOS, ENTRE Y POR NOSOTROS PARA DESPERTAR UN SENTIDO DE ESPERANZA Y VIDA.

Motivación: El cuidado supone una relación amorosa, respetuosa y no agresiva, y por eso no destructiva, con la realidad. Presupone que los seres humanos son parte de la naturaleza y miembros de la comunidad biótica y cósmica, con la responsabilidad de protegerla, regenerarla y cuidarla. Más que una técnica, el cuidado es un arte, un paradigma nuevo de relación con la naturaleza, con la Tierra y con los seres humanos.

OBJETIVO GENERAL: Orientar el comportamiento humano de los alumnos/as, hacia la transformación social y la realización de su persona, partiendo de sus experiencias de vida, de la fe en Jesucristo y del Modelo Educativo C.C.V.I.

CRITERIOS DE ACCIÓN:

  • Buscar en las experiencias de vida de los alumnos/as lo que les han dejado y lo que han dejado en ellas para humanizar a otros/as.
  • Enfrentarse a los engaños que se hacen actualmente sobre el ser humano.
  • Leer en clave comunitaria cuál es el mensaje cristiano sobre el hombre y la mujer. Así podrán tener elementos de discernimiento para juzgar los engaños humanos actuales.
  • La dignidad de la persona está ante todo para Dios. Esta dignidad se manifiesta en el cuerpo humano.
  • Comprender quién es la persona humana y cuál es la importancia de su cuerpo en sus procesos de vida y vivencia de valores.
  • Compartiremos desde la Espiritualidad de la Encarnación, qué es ser hombre y mujer nuevos para Jesús, desde su resurrección, su cruz y su vida histórica.

ILUMINACIÓN.

Ante un mundo cambiante y violento, urge recuperar y fomentar aquellos valores que nos humanizan, e inculcarlos en los alumnos del IMA, en quienes repercute el futuro de nuestra sociedad y en quienes se encuentra el mayor reflejo de nuestras acciones y actitudes como adultos.

En nuestro proyecto, es necesario tener clara la filosofía de los valores humanos, que son aquellas conductas adquiridas, fruto de una permanente concientización, que posibilitan una sana y estable convivencia solidaria entre los seres humanos. La aplicación y jerarquización de los valores humanos, depende de los cambios y transformaciones a lo largo de la historia.

La jerarquía de valores no es rígida ni predeterminada, se va construyendo progresivamente a lo largo de la vida de cada persona. Es precisamente el significado social que se atribuye a los valores, uno de los factores que influye, para diferenciar los valores tradicionales, aquellos que guiaron a la sociedad en el pasado, generalmente referidos a las costumbres culturales o principios religiosos, y los valores modernos, los que comparten las personas de la sociedad actual.

Los valores humanos abarcan contenidos y significados diferentes, y han sido abordados desde diversas perspectivas y teorías:

Sentido humanista: Se entiende por valor lo que hace que un hombre sea tal, sin lo cual perdería la humanidad o parte de ella.

Sentido socio-educativo: Los valores son considerados referentes a pautas que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dan determinada orientación a la conducta y la vida de cada individuo y a cada grupo social.

Sentido ético: La importancia del proceso de valoración, deriva de una fuerza orientadora en aras de una moral autónoma del ser humano. No existe una ordenación universal o clasificación única de los valores; las jerarquías valorativas son cambiantes, fluctúan de acuerdo a las variaciones del contexto.

El proceso de jerarquización de los valores, incluye una compleja serie de condiciones intelectuales y afectivas que supone: la toma de decisiones, la estimación y la actuación. Las personas valoran al preferir, al elegir unas cosas en lugar de otras, al formular metas y propósitos personales. Las valoraciones se expresan mediante creencias, intereses, sentimientos, convicciones, actitudes, juicios de valor y acciones.

(Tomado de las conferencias "Escuela para Padres y Madres IMA" impartidas por Fray José Juan Sainz Luna)

¿QUÉ VAMOS A VER?

Buscaremos una permanente concientización en los valores CCVI:

MISERICORDIA: En el cristianismo de los primeros tiempos compasión era sinónimo de misericordia, esa actitud generosa que quiere compartir la pasión con el otro y no dejarlo solo con su dolor.

Es la acción de compartir la pasión del otro. Se trata de salir del propio círculo en órbita del otro en cuanto otro para sufrir con él, alegrarse con él, caminar junto a él y construir la vida en sinergia con él. El valor de la misericordia quiere incluir a todos esos en el etos humano, es decir, en la casa humana, donde hay acogida y donde las lágrimas pueden ser lloradas sin vergüenza o ser enjugadas cariñosamente.

JUSTICIA: Del latín, Iustitia) es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de reglas y normas que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.

La Justicia no es el dar o repartir cosas a la humanidad, sino el saber decidir a quien le pertenece esa cosa por derecho. La Justicia es ética, equidad y honestidad. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo. Es aquel referente de rectitud que gobierna la conducta y nos constriñe a respetar los derechos de los demás.

La justica "aquel conjunto de valores, bienes o intereses, para cuya protección o incremento los hombres recurren a esa técnica de convivencia, a la que llamamos Derecho". Ahora bien, en cuanto al bien jurídico tutelado por el Derecho, o sea, el conjunto de condiciones protegidas por las normas jurídicas, se puede considerar desde una perspectiva absoluta iusnaturalista, dentro de la cual todo derecho es justo y si no es justo no es derecho. Pero desde una óptica iuspositivista el Derecho esconditio sine qua non de la justicia, y a la vez, esta es una medida de valoración del derecho, por lo que podemos decir que un derecho positivo determinado puede ser "justo o injusto" de acuerdo con un ideal subjetivo de Justicia.

Todas las virtudes están comprendidas en la Justicia. En definitiva, la verdadera Justicia es el arte de dar a cada uno lo suyo, o bien, hacer a un individuo dar lo suyo a otro, ello con base en los principios de la ciencia del Derecho, lo cual debe hacerse sin discriminar, ni mostrar preferencia alguna por nadie, toda vez que las personas deben ser tratadas por igual, para poder estar en condiciones de aplicar la Justicia a plenitud.

siguiente